En las sucesivas reformas educativas que venimos padeciendo han cobrado especial relevancia las áreas instrumentales. Se considera a una materia o un área como instrumental si sirve para aprender otras o si ayuda a vivir y a situarse en actividades cotidianas. El concepto va asociado a la idea de considerar el término instrumento como un medio para hacer una cosa o conseguir un fin. Es fácil de entender que desde esta perspectiva las materias de Lengua y Matemáticas, en las sucesivas reformas educativas, hayan adquirido esta consideración. Conseguir un adecuado desarrollo de la competencia lingüística y matemática en el alumnado es clave para que sigan avanzando en su formación. Los últimos informes publicados sobre el estado de la educación en nuestro país han levantado gran alarma social pues las evaluaciones realizadas detectan que nuestros alumnos presentan deficiencias en el desarrollo de estas capacidades y su incidencia es importante en el fracaso escolar. De ahí que en los últimos cambios legislativos estas áreas han aumentado su carga lectiva en el currículo de secundaria.

(Esperanza Gijón & Sebastián Muriel – APCCC)